jueves, 27 de diciembre de 2012

Judios entierran a sus muertos en el Monte de los Olivos listos para resucitar cuando llegue el Mesías


Durante los últimos 3.000 años, las familias judías estuvieron enterrando a sus muertos en el cementerio del Monte de los Olivos, que es uno de los lugares más sagrados para los judíos. 

Muchos de ellos creen que 
cuando el Mesías llegue a la tierra y pase montado en un burrito blanco, los muertos se levantarán de sus tumbas y caminarán hacia el Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Desde el Monte de los Olivos al cementerio hay una distancia de sólo unos pocos cientos de metros.

«Todo el mundo en ese cementerio 
está enterrado con sus pies hacia el Monte del Templo para que al resucitar ni siquiera tenga que dar la vuelta. Nadie va a confundirse en el camino», dijo Ira Rappaport, de 67 años, quien se mudó de Nueva York a Israel hace 41 años y cuyos padres están enterrados en dicho cementerio.

«Algunos judíos también creen en una interpretación mística de las escrituras según la cual los muertos se darán la vuelta en la misma tumba para deshacerse de sus pecados», explicó Rappaport. «Pero debido a que 
la tierra en el Monte de los Olivos es tan pura, ni siquiera tiene que preocuparse de ello», agregó.

Las autoridades locales descubrieron más de 
150.000 tumbas en el monte - el cementerio fue utilizado durante más de 3.000 años por lo que seguramente hay muchas aún por descubrir -, pero los administradores dicen que las nuevas parcelas son cada vez más escasas.En tan sólo 10 años, no habrá espacio para nuevas tumbas, aseguró Janania Shajor, gerente de la Sociedad de Enterramientos de Jerusalén, la mayor organización funeraria de la ciudad.

Algunos sostienen 
que el lugar data del tiempo de los reyes bíblicos y es el sitio de los sepulcros de profetas, como Zacarías, de rabinos del siglo XV. También se encuentran allí enterradas personalidades contemporáneas, como el ex primer ministro israelí Menajem Begin.

Antes de que Israel unificase Jerusalén durante la Guerra de los Seis Días, Jordania usaba las lápidas del Monte de los Olivos como señales de calles y avenidas, dijo el rabino Natán Ofir.

«Haber recuperado el cementerio es una sensación similar a la de un joven que después de muchos años viviendo lejos de casa puede volver junto al amor de su vida», dijo Ofir.

Actualmente, una parcela en el Monte de los Olivos 
puede costar 22.500 dólares, con lo que se cubre desde una ceremonia junto a la tumba de unos 15 minutos al fallecido y una parcela de 1,2 metros de profundidad y 60 centímetros de ancho.

Qué te pareció ?

0 Gracias por comentar:

Publicar un comentario en la entrada